CÓMO HACER UN LOGO

0
104

Para proporcionarle una cara a una marca se llevan a cabo distintas acciones de diseño gráfico para dar lugar a la creación de un logotipo. Esto no solo consiste en la forma en la que se ve la imagen de la empresa, sino también en todo aquello que conlleva y el modo en el que se percibe.

Además, la manera en la que se interioriza una marca depende de las necesidades del emisor, las características del receptor y las diversas interpretaciones que se pueden hacer del mensaje.

Por lo tanto, para elaborar un logotipo es importante seguir unas pautas marcadas en el briefing, así como un proceso de investigación en el que se establezcan los objetivos que se quieren cumplir con el diseño de la imagen de marca y estudiar a la competencia para conocer qué acciones han llevado o llevarán a cabo.

Aspectos que tener en cuenta cuando se crea un logotipo

Algo básico acerca de los logotipos es que estos son un modo de reflejar los valores de la empresa. Por consiguiente, la marca debe saber cuáles son aquellos que quiere transmitir a sus clientes y con los que estos se sentirán identificados, formando una comunidad de personas que se reflejan con la empresa.

En primer lugar, es conveniente conocer al público objetivo al que van destinados los productos o servicios que vende la organización, para así enfocar a ellos todas las acciones que se realizan en el diseño de un logo. No será igual un diseño para un segmento de jóvenes estudiantes sin apenas dinero, que para otro de avanzada edad con alto poder adquisitivo, ya que los valores con los que se identifican unos y otros no son los mismos.

Por otra parte, hay que considerar los significados que evocan los distintos recursos empleados en la realización del logotipo, como son los colores y la tipografía.

En cuanto a los colores, cada uno implica unos valores dependiendo de su temperatura. Siendo los tonos cálidos como el rojo, amarillo y naranja representantes de la alegría, la felicidad y asociados con la pasión y la festividad. Y en otro lugar, los colores fríos, como el azul, el verde o el violeta, simbolizan paz, limpieza y naturaleza. Asimismo, cabe considerar que cada color también implica unos valores propios, como el negro representa la elegancia o el blanco lo pulcro.

En referencia a la tipografía, es importante seleccionar un tipo de letra adecuado y legible para que el receptor entienda y recuerde la marca con facilidad. Las diferentes clases de tipografía, al igual que los colores, también reflejan unos valores determinados, por lo que hay que saber bien cual escoger.

Cómo debe ser un logotipo

Además de lo anteriormente explicado, durante la creación de un diseño gráfico es necesario tener en cuenta otros aspectos. Un logo debe inspirar confianza al consumidor puesto que, para la marca, es su forma estética de representación. Por lo que, también debe ser fácilmente reconocible y diferenciable de la competencia.

Existen varios tipos de logotipos dependiendo de las partes que lo constituyen. Pueden ser diseños en los que únicamente aparecen letras, como el de Coca-Cola, que tengan texto e imágenes, como BMW, o que solo sean imágenes que se reconocen a simple vista, como el de Nike. Aunque también los hay que representan el servicio o producto que ofrece la empresa, como el logo de Burger King con el que se simboliza una hamburguesa con sus distintos ingredientes dependiendo de los colores de las letras.

Un logotipo debe ser atemporal, es decir, que se pueda utilizar durante muchos años sin que quede obsoleto. No se puede estar constantemente cambiando el diseño porque si no el público no reconocerá a la marca. Por ejemplo, si hace quince años se hubiera diseñado un logotipo para telecomunicaciones con la imagen de un teléfono móvil con antena, en la actualidad no serviría ya que las tecnologías han evolucionado y este producto no es el mismo que el de entonces.  

Igualmente, los diseños deben ser versátiles y apropiados, es decir, que sean aptos para cualquier soporte, ya sea impreso o en la web, para que a la hora de modificar su escala no pierda calidad, y que evite elementos que puedan crear controversia en la sociedad.

Ejemplos de buenos logotipos

Uno de los logotipos que mayor reconocimiento tiene en la actualidad es la manzana de Apple. Este logotipo isotipo (solo formado por imágenes) es un ejemplo de un excelente plan de diseño de la imagen estética de la marca. La manzana refleja la curiosidad humana por descubrir y, con su color metalizado se refiere a los avances tecnológicos.

Y, por otra parte, el logotipo de National Geographic también es un ejemplo de diseño perfecto de naturaleza imagotipo (formado por texto e imágenes). Con el rectángulo representa la puerta al conocimiento y al saber de la ciencia, la naturaleza y la cultura; y con el amarillo identifica el sol como elemento vital.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí