Alimentación de IV y V Gama en Gran Consumo

0
595

El estilo de vida que se ha impuesto en la sociedad de hoy, junto con el cambio de hábitos en el consumidor están abriendo paso cada vez más a lo que denominamos alimentación ready to eat (listo para comer).

Esta innovadora propuesta para el sector de la alimentación responde a una de las principales tendencias en el mercado asiático, donde un 23% de los consumidores consume frecuentemente comidas preparadas. Por su parte, los estadounidenses orientarían su consumo a este tipo de alimentos en un 19 %, quedando los europeos más alejados de esta tendencia, al dedicar solo el 14% de su consumo a la alimentación ready to at.

Cambios de hábitos en el consumidor

Aunque el modelo de alimentación ready to eat nace en los 80, su auge constutuye un fenómeno de los últimos tiempos, asociado a un cambio de hábitos en el consumidor:

El frenético ritmo de vida, donde apenas se dispone de tiempo para hacer la compra parece ser uno de los factores que más ha contribuido a la demanda de los alimentos listos para comer.

Sin embargo, también podemos situar entre las causas del boom ready to eat  la emergencia de nuevos modelos familiares: monoparentales, single (solteros) o dink (parejas que optan por no tener hijos); todos ellos propensos a los cómodo y lo rápido.  La comodidad y la salud se convierten en los drivers que mueven al consumidor de hoy en día.

Fresh cut o IV Gama

Cada vez es más común la presencia de este tipo de alimentos en las estanterías de los supermercados. Con IV Gama nos referimos a aquellos productos envasados en bolsas que ha sido sometida a una alteración mínima: viene cortado, lavado y pelado. Sin duda, los alimentos estrella de la IV Gama son las frutas y verduras que, a pesar del tratamiento previo, mantienen sus características organolépticas y nutricionales.

V Gama

Si la alimentación de IV Gama responde a criterios de comodidad y practicidad, la de V Gama explota estos conceptos al máximo al ofrecer alimentos preparados y listos para consumir. Es

La V Gama tiene su origen en las pizzas aunque hoy día abarca múltiples opciones culinarias, caracterizadas fundamentalmente por la calidad.  Se trata fundamentalmente de alimentos envasados al vacío, cuyas condiciones de refrigeración mantienen sus propiedades organolépticas. Como paso previo al consumo de estos alimentos se requiere la regeneración; es decir, el calentamiento en el horno, microondas o al baño maría.

Sin duda, el mercado de la carne, el pescado o las salsas constituyen los principales aliados del consumo de V Gama, cuya presencia hoy en día en los supermercados es indiscutible.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí