Saltear al contenido principal

¿QUE DEBES SABER ANTES DE LANZAR UN PRODUCTO AL MERCADO?

¿QUE DEBES SABER ANTES DE LANZAR UN PRODUCTO AL MERCADO?

 

El lanzamiento de un producto es un proceso de desarrollo empresarial, largo y complejo, de duración comprendida entre dos y cinco años aproximadamente, qué requiere la inmovilización y coordinación de elementos materiales y recursos económicos y humanos para llevarlos a cabo.

A lo largo de este proceso, se suceden diversas fases, desde la detección de la oportunidad de mercado y consumidor y la generación de la idea, hasta la realización del producto final y la puesta en el mercado. La finalidad es satisfacer las necesidades y deseos de los consumidores potenciales. 

 

Cuando hablamos de un producto, en el sentido amplio del término empleado en Marketing, nos referimos a aquellos medios a través de los cuales una empresa satisface las necesidades de todos sus consumidores. 

De este modo, es erróneo atribuir al concepto producto únicamente las características de un bien material, pues este se encuentra incluido en el. 

Según Pérez Gorostegui se puede definir al producto a través de su tangibilidad, como un producto ampliado y como un producto genérico.

 

¿Cómo clasificar un producto?

El consumidor espera con un producto satisfacer sus necesidades y deseos. Lo realiza a través de la ecuación de equilibrio entre unas expectativas generadas y la satisfacción obtenida a través del producto. Según P. Kotler se puede establecer la siguiente clasificación de productos:

-Los bienes son aquellos productos con una entidad física qué pueden desaparecer con su consumo o bien de ser de carácter duradero o de consumo diversificado en el tiempo.

-Los servicios son productos qué satisfacen la unidad habitualmente a través de un medio físico y por unidad de tiempo. En la actualidad pueden llegar a representar el 70% de los productos consumidos.

-Cuando hablamos de experiencias hablamos de una serie de combinaciones de bienes y servicios destinados a la satisfacción de un deseo o necesidad. 

-Los acontecimientos consisten en una planificacion y coordinacion de bienes y servicios, habitualmente situados en un espacio de tiempo y lugar concreto. 

-Personas, constituyen una imagen qué pretende ser análoga o una extensión con los valores y el posicionamiento de una marca o compañía. Es común la utilización de un “influencer” para la recomendación de un producto concreto o una tendencia de consumo.

 

De este modo, las empresas, a través de la detección de oportunidades de mercado, son capaces de desarrollar una cadena de valores. Está orientada a la satisfacción final de las necesidades y los deseos de los consumidores objetivo o target, a través de la compra y consumo del producto.

Bajo esta definición, como hemos nombrado anteriormente,el concepto producto no debe ser asociado únicamente a bienes materiales, sino qué, en su sentido más amplio, es el medio tangible o intangible capaz de satisfacer las necesidades y deseos de un consumidor.

 

Necesidad, deseo y demanda

La satisfacción del consumidor final es uno de los objetivos básicos de Marketing. Este hecho origina un intercambio de valor entre empresas y consumidores, a través de la adquisición de los productos ofertados.

El concepto de necesidad es el pilar básico de la construcción de la estrategia de Marketing a través, sobre todo, del desarrollo de productos. La necesidad, se puede definir como una sensación de carencia, como un estado persona real diferente al deseado.

 

Los deseos se originan en el seno de las necesidades. Estos se caracterizan por materializar la forma en qué se desea descubrir la sensación de carencia. Los deseos implican la orientación hacia un objetivo específico, de este modo, una necesidad puede ser cubierta de varias maneras posibles, en múltiples deseos y, por tanto, los deseos son limitados.

 

La demanda se produce con la movilización de la persona dispuesta a satisfacer su necesidad. Ello implica el deseo de adquirir un producto, y realizar un intercambio, normalmente monetario. Así, el consumidor qué ha reconocido una necesidad insatisfecha, desea eliminar o reducir la sensación de carencia a través de la adquisición del producto.

La demanda de un producto puede estar estimulada por las empresas a través de su oferta de productos, hay qué tener en cuenta qué, para qué se produzca el intercambio efectivo, se debe considerar la capacidad legal y los recursos económicos del consumidor.

 

Utilidad, valor y precio

Los conceptos de utilidad, valor y precio son importantes a la hora de tomar decisiones del consumidor. Forman parte de su proceso subjetivo de satisfacción de necesidades, y deben estar en equilibrio para qué se produzca la transacción económica.

De este modo, utilidad y valor se encuentran en el campo subjetivo del consumidor. Este tiene unas ventajas y beneficios derivados del uso y consumo del producto a cambio de un coste. Cuando se produce el equilibrio entre ventajas o beneficios y el coste dispuesto a asumir, puede producirse el intercambio. 

 

El consumidor busca la utilidad en el bien o servicio de manera subjetiva. Esta utilidad asignada a un producto puede ser diferente entre varios consumidores y, por tanto, destinarlo a unos usos completamente distintos. En funcion del nivel de utilidad, el consumidor convierte el producto en un valor percibido, qué satisface sus necesidades y deseos.

El producto o la oferta propuesta por la empresa será exitoso si ofrecen valor y satisfacción al consumidor potencial. El consumidor obtendrá unas ventajas y beneficios qué mejoran su estado fisico o psicologico anterior, a cambio de un coste, qué puede estar medido en dinero, tiempo, energía, etc. 

El consumidor podrá valorar diversas alternativas de valor qué ofrecen diferentes productos para satisfacer sus necesidades y deseos. Elegirá aquella oferta de mayor valor, siempre y cuando tenga capacidad para asumir los costes derivados.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba