Acciones para evitar que el negocio vaya a la quiebra en crisis

0
329

En tiempo actuales además, claramente, de pandemia por el COVID-19, la complejidad de la economía, la incertidumbre de lo que va a pasar e incluso la ansiedad y la inestabilidad tanto personal como en la sociedad, puede afectar a cualquier negocio, lo cual puede ocasionar una gran amenaza a su continuidad, evitando que la persona o grupo al cargo de la misma pueda ver salidas rápidas a esta situación, si no de lo contrario, salidas complejas, tardías o inexistentes. 

Existen demasiadas coyunturas y con muchas variables que a veces pueden escapar de las manos de quien o quienes gestionan el funcionamiento de la empresa. 

Con este escenario y con la incertidumbre que atraerá este tiempo, durante y después de esta crisis a nivel mundial por el virus, es inevitable pensar en qué puede deparar la economía de ahora en adelante. En pocas palabras, el escenario es muy complicado y no hay una serie de reglas exactas para seguir, sin embargo, en estas situaciones tan complejas, siguen habiendo acciones que se pueden realizar que ayudan a disminuir el impacto negativo en los negocios.

En este post, daremos unos cuantos consejos que se recomienda seguir para apaciguar la situación actual del estado económico y funcional de manera interna en la empresa:

Estás son algunas acciones que se pueden aplicar desde ya, para poder apaciguar la tensión del necio:

Estar en estado de calma:

Aunque este consejo sea tan básico y de sentido común, que incluso es inapreciable su importancia, nunca hay que darlo por hecho y por sentado. Mantener un estado de calma es muy importante. Una mente agitada, desordenada, tendrá un resultado en su equipo de desorden, sus objetivos no estarán claros, estarán desordenados, valga la redundancia, básicamente la dirección de la empresa estará en desorden por lo que la empresa no irá bien en ningún caso. 

Por ello el hecho de mantener la calma por tan simple que parezca puede ayudar a que quien la dirija pueda ser capaz de tomar las mejores decisiones desde una mente tranquila y en paz.

Tener empatía con el medio:

Debemos tener presente que una recesión o crisis económica claramente afecta a todos, nadie sale sin un rasguño de algo que no se puede controlar, como es este caso en concreto. Una relación pacífica y empática con los colaboradores, los proveedores, clientes y ect., puede promover una relación saludable con el entorno en general un trato cordial y recíproco.

Mantener informado al equipo de trabajo:

La comunicación es la base de las relaciones en general. Mantener informado a todo el equipo de trabajo de la empresa, de manera oportuna y clara es la mejor opción para que incluso, pueda haber más colaboración y feedback de parte de la empresa interna. 

Generar más incertidumbre no sirve de nada, y descoloca al personal por que realmente no saben por donde va a salir la cosa. El incluir en el establecimiento y ejecución de estrategias que se quieren llevar a cabo a los trabajadores, es beneficioso para asegurar la continuidad de la empresa, y de manera colaborativa poder salir de la situación difícil económica que se está pasado. Además esta comunicación puede reforzar las relaciones de los trabajadores y que se sientan más seguros e incluidos en el funcionamiento de la empresa. Bien se sabe que sin los trabajadores, las empresas no funcionarían, cada uno de ellos es una pieza esencial.

Llevar a cabo proyecciones financieras

Con un protocolo de proyección financiero con tres escenarios distintos se puede establecer planes de acción para tomar en cada uno de esos escenarios: Uno positivo, uno intermedio y uno pesimista, y para cada uno de estos se debe establecer un plan de acción.

Y hay que tener en cuenta estos factores para cada escenario:

-Adaptar la planificación financiera anual. 

-Investigar y recurrir a programas que ayuden a obtener recursos extra.

-Adecuar el presupuesto y eliminar todo gasto innecesario. 

-Ofrecer facilidades en las cuentas por cobrar para agilizar el flujo de efectivo. 

-No hacer fuertes movimientos de inversiones a menos que se entiendan los riesgos o se esté perfectamente asesorado al respecto. 

-Revisar los seguros y contratar los necesarios. 

-Considerar herramientas de ventas como descuentos, negociación de precios fijos, etc.

Revisar la operación:

Explorar y poner en marcha algunas clases de medidas de alternativas de trabajo según el giro de la empresa, adaptando el modelo de negocio que se tiene actualmente a las tendencias que demanda el mercado:

-Entregas a domicilio

-teletrabajo

-Tienda online

-Medios de pago no metálico

-Intensificación y fortalecimiento de comunicación de marketing digital y redes sociales

-Videoconferencias, reuniones por video llamada

-Plataformas de teletrabajo colaborativo

-Nuevos canales de comunicación interior y exterior de la empresa, equipo de trabajo, proveedores y clientes.

-Fortalecer la comunicación

-Mente abierta a las ideas de cambios en el funcionamiento del negocio para su mejor adaptabilidad a la situación.

-Desarrolla plan de sucesiones y decisiones críticas

-Comunica la información esencial para la continuación de las estrategias de negocio. Además busca una persona auxiliar que pueda tener el acceso si hace falta.

Mantener contacto con los inversores:

Volvemos al punto de la comunicación, aquí entra en juego la misma pero con los inversores, el mantener informados de las acciones y estrategias que se llevarán a cabo, además de la posibilidad de evaluar con ellos las posibilidades de inyecciones de capital, por ejemplo.

Mantenerse informado y actualizado:

Debido a las muchas variables que determinan los ciclos económicos del país, tanto económicos como no económicos, y también internos como externos. Por lo tanto lo más sensato es mantenerse informado en todos los aspectos convenientes del entorno, debido a que lo más seguro es que en una situación de crisis haya que tomar muchas medidas para poder minimizar ese impacto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí