La guerra santa del humus

0
8

El conflicto entre Israel y Palestina no solo se libra en la franja de Gaza. Hay otros campos de batalla donde partidarios de ambos bandos defienden su postura sobre un tema tan espinoso. Tal vez uno de los campos de batalla más llamativos ha sido el ámbito del marketing alimentario.

Hace poco más de dos meses se dio una desafortunada coincidencia. El clásico ejemplo de que la actualidad puede tirar por tierra la estrategia de marketing de una marca de alimentación.

La marca de hummus Tribe lanzó una campaña de publicidad exterior en el metro de Boston y Nueva York en la que presentaba su nuevo slogan: “Tribe Hummus, you’re either a member or you’re not” [Hummus “Tribu”: o eres un miembro o no lo eres]. La campaña llegó en el peor momento posible: cuando Israel recrudeció su ofensiva sobre Gaza y el mundo se escandalizaba por la gravedad de los ataques. Un eslogan como el de Tribe resultó ofensivo para muchos consumidores que no tardaron en responder.

Los neoyorquinos reaccionaron vandalizando los carteles y creando sus propios pósters que llamaban al boicot a Tribe. La agencia que ideó la campaña – DeVito/Verdi,- afirmó que se trataba de una coincidencia y que en ningún momento la marca estaba buscando un posicionamiento político y, mucho menos, expresando su apoyo a los bombardeos de Israel.

Cualquier profesional de la compra de medios sabe que es imposible planificar una campaña con tan corto plazo y menos en un medio tan solicitado como el metro de Nueva York. Sin embargo, el hecho de que la marca Tribe perteneciera a un grupo empresarial, con sede en Israel sembró dudas sobre la inocencia de la campaña.

En cualquier caso, no es la primera vez que una marca de alimentación se ve obligada a posicionarse políticamente ante un conflicto. En España los ejemplos más recientes los encontramos en Cataluña. Empresarios catalanes son cuestionados sobre su adhesión o rechazo al proyecto independentista. Algunos como Jose Luis Bonet, presidente de Freixenet, han declarado abiertamente su postura contraria (https://www.europapress.es/catalunya/noticia-presidente-freixenet-the-new-york-times-cataluna-parte-esencial-espana-asi-deberia-continuar-20131017234123.html), mientras que otras empresas como Nutrexpa (propietaria de grandes marcas de alimentación españolas como Cola-Cao, La Piara o Tosta-Rica) o Casa Tarradellas mantienen un silencio neutro que se interpreta como apoyo al independentismo y que les ha llevado a sufrir diversas iniciativas de boicot.

El riesgo de que un consumidor rechace una marca por motivos políticos siempre estará ahí, especialmente con productos tan llenos de emociones, como son los productos alimentarios.

Abel del Villar es Licenciado en Publicidad por el CEU de Valencia y máster en Marketing Online por ESIC Madrid. Actualmente trabaja como Brand Manager en SanLucar y dirige la web de marketing de frutas y verduras www.frutamental.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí