El consumidor azotado por la crisis muestra su rechazo hacia las grandes firmas

0
418

El 25% de los consumidores españoles siente rechazo hacia las grandes compañías y corporaciones debido a las consecuencias que ha provocado la crisis económica, y esa cifra aumenta hasta el 31% en el caso de aquellos que creen que la recesión económica les ha empobrecido, que son la friolera del 50% de la sociedad española. Son cifras que se desprenden de un estudio realizado por la consultora MyWord Mikroscopia y que denotan un cambio de tendencia considerable en la actitud del consumidor.

Tras ocho años de crisis económica la actitud moral del consumidor cambia, y eso es algo que era de esperar. Según Mikroscopia, el nuevo consumidor nacido al auspicio de la crisis apuesta por un consumo alternativo y por el rechazo hacia las grandes empresas y corporaciones. No se trata de un consumidor radical o combativo, ni tampoco insatisfecho con la calidad de los productos o servicios, sino más bien concienciado y disgustado con el rol que desempeñan las compañías.

Tal y como señalan los responsables del informe, esta tendencia puede llegar a causar el abandono de las grandes marcas, ya que el perfil de este tipo de consumidor se caracteriza por el uso habitual de Internet para generar opiniones, para emitir críticas ya sean constructivas o negativas. Este tipo de consumidor también se define por la búsqueda del ahorro, por su simpatía hacia el consumo alternativo y en colaboración, y por la auto-producción de objetos.

Consumidor crítico

Según se desprende del estudio, cuyo trabajo de campo se ha basado en una macroencuesta a una muestra representativa de la población española, el 37% de este tipo de consumidores ‘enojados’ con las grandes compañías son generadores de opinión en la red, frente a un 32%. Las malas prácticas profesionales son cada vez más vigiladas y cuestionadas, tal y como señala Belén Barreiro, directora de MyWord: “El entorno social cada vez más digitalizado ha tenido como consecuencia un consumidor más exigente, más informado y que vigila cualquier mala práctica empresarial”.

Esta tendencia en el consumo se corresponde con una tendencia social imperante: “La sociedad golpeada por la crisis no se resigna, sino se ha vuelto más activa y cooperativa; busca soluciones por sí misma y dentro de la propia sociedad. El empobrecimiento y la consecuente desigualdad está teniendo consecuencias graves en la relación que tienen los consumidores con las empresas y las instituciones financieras”, ha explicado Barreiro a los medios de comunicación, y ha añadido que “reconciliar al consumidor con el sistema económico es probablemente el reto más importante que las grandes corporaciones tiene ahora mismo por delante”.

Pero estas tendencias no sólo han sido causadas por la crisis económica; la revolución tecnológica, la revolución libertaria y la revolución ecológica también han puesto su grano de arena, tal y como señalan los responsables del informe.

Noticias relacionadas

El 43% de los consumidores españoles compró productos de marca en 2014

Casi la mitad de los consumidores compra marcas baratas para ahorrar

El 2014 se cierra con un aumento en la confianza del consumidor

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí